Saltar al contenido
Cafe Racer, nuestro estilo de vida

Honda CB750 de Hookie

Introducción

Hookie Co es un taller joven, situado en Dresde (Alemania) que imprimen frescura en sus proyectos Cafe Racer y muestra de ello es esta Honda CB750 llamada Wolf. Especializados desde 2015, en producciones en pequeñas series, se caracerizan por cuidar hasta el último detalle. Han sido los primeros en implementar el concepto de “coffee shop” y taller en un mismo sitio. Buscan abrir las puertas tanto a expertos como a moteros curiosos que pretenden pasar un rato agradable viendo como se realizan modificaciones en una motocicleta. Y probablemente, si estás aquí, acabe de pasarte por la cabeza: “¿por qué no habrá un sitio así donde yo vivo?” – ¡a mí me ha pasado lo mismo!

taller de honda cb 750
¿Un café mientras trabajas usando el wifi y curioseas las motos?

Tradicionalmente, Hookie Co han empleado nombres de animales para sus proyectos Cafe Racer, y para esta montura, no iba a ser distinto. El concepto de “Wolf” se basaba en tres pilares que hacen honor a su nombre: 1- Mejorar el rendimiento de la motocicleta. 2 – que fuese monocromática de tonalidad oscura y 3 – que tuviese cabida para un aspecto “agresivo, perverso y rudo”.

Había dos factores que acotaron la elección de la moto base desde el inicio. En primer lugar, que el cliente quería una con el mismo año de fabricación que su fecha de nacimiento. Y, en segundo lugar, que fuese una motocicleta de combustión interna con árbol de levas por su incomparable comportamiento en bajas y medias vueltas. La serie K7 de Honda CB750 era la última en construirse y por tanto la mejor, de ahí que se decidieran por ese modelo base en particular.

Desafíos en el proyecto Honda CB750 Cafe Racer

Las modificaciones manuales que realizaron en la parte trasera de la moto han resultado ser plantear un gran reto. Para empezar, la motocicleta original dispone de un depósito exterior para el combustible y por supuesto, los de Hookie, iban a buscar mantener el triángulo del chasis limpio a la vista – como mandan los cánones de una Cafe Racer. Para ello, construyeron un depósito nuevo que situaron bajo el asiento. Este nuevo tanque, hecho de aluminio de 2mm de espesor y con una capacidad de 3.2 litros, dispone de dos leves hendiduras para las rodillas para un mayor confort.

Por otra parte, el colín representa una nueva interpretación de la “Hawk Tail” característica de sus proyectos. Buscaban un colín minimalista, completamente en voladizo y para conseguirlo empezaron por trazar la forma usando arcilla. Una vez dieron por buena la forma del diseño, lo trasladaron a la realidad utilizando también aluminio de 2mm de espesor. De esta manera han logrado crear de cero una pieza completamente única en el mundo, que encaja a la perfección con el resto de la moto y realza su figura de manera espectacular.

Modificaciones realizadas en la base de la moto

La parte delantera no se quedó exenta de modificaciones y para esta sección, los de Hookie pusieron el foco en optimizar el rendimiento de la montura. Introdujeron una horquilla invertida proveniente de una GSX-R 750 y una tija del mismo aluminio a juego con el cuadro de mandos. Se instaló un nuevo embrague y se mejoró el sistema de frenos usando el de una GSX-R 750, de manera que se optimizó el rendimiento en la frenada de manera espectacular. En cuanto a las ruedas, han optado por una de 18’’ x 4.0 detrás y una de 19’’ x 4.5 delante, ambas Shinko e270 de aluminio también y espolvoreadas de color negro.

La electrónica también ha marcado un cambio significativo en el proyecto. Han sustituido el sistema de ignición por uno electrónico y han introducido una serie de mejoras en la instrumentación de la moto. En primer lugar, el cuadro de mandos tiene un sistema de encendido sin llave, haciendo que su aspecto sea diáfano con un diseño impecable y limpio a la vista. Para seguir, han introducido una luz trasera LED y velocímetro, ambos enanos y minimalistas, para que la atención se centre en los potentes intermitentes LED equipados en los laterales del manillar.

Por último, se pintó la montura entera de color negro. Bueno todo menos el motor, que tras tratarlo, limpiarlo y pulirlo se decidió que fuese el “toque de brillo en la oscuridad” y se tintó de color plateado. Para el resto de la moto se pintó y barnizó combinando unas zonas de negro mate intenso y otras brillantes. Como se aprecia en las imágenes a continuación, monocromático no significa aburrido sino feroz y espectacular, como un auténtico lobo.

Imágenes de la Honda CB750 Cafe Racer

Wolf, la honda cb 750 de hookie
El lobo no teme a la oscuridad

“Estoy super orgulloso de “Wolf”, se ha convertido en una de mis construcciones favoritas y más espectaculares. Nos lo hemos pasado muy bien tanto en el proceso, como filmando los primeros rodajes de la moto”

Nico, CEO, Co-Founder y Designer en Hookie
Wolf, la Honda CB750 Cafe Racer de Hookie en sus primeras rodadas por asfalto.
Puedes ver el vídeo completo en su página web haciendo click aquí.